Explosiones Mudas


Publicado el 5 de septiembre de 2017 por Gabriela Joglar Burrowes en Poesía.

Explosiones Mudas
Descargar PDF Descargar en versión PDF
Share Button

I.

Su cuerpo pesa,

como un abrigo mojado.

De sus huesos

no hay quien pueda escapar.


II.

Añicos de explosiones mudas

Recopilo los pedazos de huesos

que se van rompiendo

 

Escurro mis heridas en el agua de la tina

Calmando mi piel abrasada

por la sal del Caribe.

 

Me dejo flotar,

para no sentir el peso

de mis fragmentos.

 

III.

Al despertar

me levanto caliente

sofocada

trato de desengancharme de las sabanas

que como serpientes de algodón

se enredaron entre mis piernas.

 

Pero hay algo más que de mi se abraza.

Un animal que ha dormido conmigo toda la noche.

Calor incómodo

que permea mi piel

una criatura que me ha respirado encima

en la madrugada.

Mi pelo huele a humo y hierro

y esta enredado.

 

Me siento en la cama

la mañana apenas llegando a mi ventana y

trato de acomodar los pedazos sueltos

de mí.

Costillas desalineadas,

vértebras curveadas de mi cuello,

dedos de mis pies,

y los tantos huesos rotos

fragmentos de mi desnudez.

 

Dolor

Animal que me mira en la oscuridad.

Ha dormido encima de mí,

enroscado en mi columna vertebral

y ahora se aferra a mi cuerpo.

Su boca salvaje busca mi pecho

lame mi cuello,

y sus ojos me ruegan una caricia.

Siento como el calor sigue creciendo,

yo cada segundo más y más caliente.

El Dolor aguanta mi mirada afiebrada,

abro la boca y en un salto está dentro de mí.

 

Respira y soy yo la que suelto el aire.

Flexiona sus garras que ahora son mis costillas

una por una

siento como aprietan mis pulmones.

 

y me dejan sin poder gritar.

Share Button
Descargar PDF Descargar en versión PDF
gotic4Gabriela Joglar Burrowes Periodista y editora. Obtuvo una Maestría de la Universidad Autónoma de Barcelona en Edición lo que no la curó de la mala costumbre de leer tres libros a la vez y mancharlos todos con chocolate. Vive y escribe en San Juan, Puerto Rico.